MISIÓN A LA VISTA, Por favor, ¡Que se vaya ya!

Hace unos meses, con motivo de la preparación de la misión a Irak, en la que participaron muchos amigos y conocidos, escribí unas lineas pensando en las cuatro ocasiones en las que yo misma había pasado por aquello, desde la distancia y con la tranquilidad de pensar “a mi no me ha tocado”, me ví preparada para describir lo que se siente antes de la marcha.

Hoy vuelvo a leer esas lineas y siento lo mismo, ahora “si me ha tocado”, quinta misión, diferente destino, distintas circunstancias familiares, nuevas edades de los niños, con sus diferentes pequeños o grandes problemas… Pero el sentimiento es el mismo, me quedo con cada una de las palabras escritas…

Por favor, ¡¡vete ya!!

“En esta ocasión no seré yo la que este despidiendo a mi marido en el aeropuerto, por este motivo creo que puedo escribir estas líneas con tranquilidad y perspectiva.” (Misión Irak Febrero 2015)

Sobre los sentimientos de los familiares uando el militar se va de misión, hay mucho para contar y hablar: las circunstancias personales de cada familia antes de la misión, la despedida, las circunstancias personales durante la misión, el reencuentro, y las circunstancias personales después de la misión…

Sin embargo me gustaría remarcar una frase, que he oído de boca de muchas de las personas que están a punto de ver partir a su ser querido, y que yo misma he repetido en más de una ocasión.

Por favor, ¡Que se vaya ya!

familia_fuerzas_armadas (109)

Puede parecer una barbaridad, pero creo que es un sentimiento muy normal debido a las circunstancias que rodean a las misiones.

¿Por qué? Porque primero te dice que se va, luego empezamos a barajar fechas, luego empieza  la fase de preparación. Durante esa preparación, semanas antes de marcharse, su trabajo, nervios y estrés se duplica, es como si ya se hubiera marchado, pero pasando por casa de vez en cuando, la cabeza la tiene más allí que aquí, a la vez que se sienten fatal porque nos vuelven a dejar, e intentan hacer el pino para estar más con su familia y aprovechar hasta el último minuto.

Todo esto obviamente también influye en la familia. Mientras tanto una misma se va intentando hacer a la idea, y empieza a programarse los próximos 6 meses, para intentar quitar hierro al asunto y tener la mente ocupada en algo…

Bueno, veamos, se va en un mes…

…vale, necesito un poder notarial por si conseguimos vender la casa…
…vale, estará aquí para el verano, así con los niños en el cole y una rutina, esto se hará más llevadero y pasará rápido…
…vale, entonces vuelve dentro de 6 meses…Hay que aplazar la comunión de la niña…
…vale, entonces si todo va bien y me programan el parto, me da tiempo a que conozca a su hija y la tenga en sus brazos…

Tantas cosas programadas, y de pronto, retrasan o adelantan la fecha de salida, un problema logístico, un cambio de planes de última hora…y sin que sea culpa de nadie, ya nos han desajustado toda la programación.

¿Y ahora qué?  Pues toca volver a replantearse el día a día de lo que queda hasta que se marche y de los siguientes seis meses, son tales los nervios y la tensión, que sólo piensas…

Por favor, ¡¡qué se vaya ya!!

Por favor, que se vaya ya, para poder empezar a contar, que empiece de una vez la cuenta atrás, que pasen ya los 6 meses que me quedan para poder volver a tener a mi familia completa, en casa, y fuera de peligro.

DESPEDIDA AFGANISTAN 2008

Teresa

Familia Fuerzas Armadas

Related Posts

28 Comments

  1. Paula SD
    4 febrero, 2015 at 2:36 pm Responder

    nosotros tenemos esa sensación cada vez. En nuestro caso, no son tantas las misiones, pero sí muchos los cursos y comisiones. La realidad es que para alguien que no pertenece a la “familia del Ejército” a veces les resulta complicado entenderlo.

    • Patricia Godino Blanco
      5 febrero, 2015 at 11:19 pm Responder

      Te entiendo perfectamente…esa misma frase me la repetía yo cada día durante el ultimo mes antes q se fuera de misión…mejor dicho de las 4 misiones q he superado yo…
      Por las noches lo abrazaba recién casada y le decía: vete ya..porque quería empezar a tachar días
      Dos meses llevaba casada la primera vez,no lo podía comprender!! Una misión difícil aquella de Bosnia en el 93
      Después las siguientes con el niño en el mundo y la ultima en Afganistan…cada mañana le secaba al niño sus lágrimas porque no quería estar sin su padre…y cuando ka casa quedaba sola entonces yo podía llorar!
      Animo..nosotras y ahora también nosotros no llevamos medallas pero las heridas si y bien dentro!
      Pasara el tiempo y pronto estarán en casa y pasara a ser solo un mal recuerdo.
      PERO Que Se VAYAN ya!!!!!!!

  2. Rafaela Saenz de Tejada
    4 febrero, 2015 at 4:25 pm Responder

    Muy bien Teresa.Un buen trabajo.
    Fafa.

  3. Carlos
    4 febrero, 2015 at 11:53 pm Responder

    Mucho animo! Y muchas gracias por vuestro sacrificio por defender nuestro estlio de vida y una sociedad libre y plural en España

  4. imeta
    5 febrero, 2015 at 4:32 pm Responder

    Hola Teresa!!!
    Estoy contigo el dia 22 de Enero empecè a descontar dias y tacharlos en el calendario. Si te sirve un poquito de consuelo todos los Jueves como hamburguesa así se que queda un jueves menos para que venga. Lo mismo hacia yo en el extrangero con ganas de regresar a casa!!
    En breve los tenemos aquí.

    Un fuerte abrazo y ánimo para todos , me i cluyo.

    • Verónica
      21 febrero, 2016 at 9:05 pm Responder

      Qué suerte el tuyo ya vuelve… el mío se va para allá en mayo.

      • Familia Fuerzas Armadas
        22 febrero, 2016 at 9:05 am Responder

        Me quedan tres meses, te faltan tres para que se vaya, a mí se me hará eterno y a ti se te pasará volando. Qué distinto pasa el tiempo en función de la perspectiva de cada uno!!!! Mucho ánimo y fuerza!!!!

      • Natalia
        12 mayo, 2016 at 10:27 pm Responder

        Hola guapa, he visto tu comentario y mi chico tambien se va de mision ahora en mayo. Ponte en contacto conmigo.

        • Laura
          19 diciembre, 2016 at 12:17 am Responder

          el mio posiblemente se vaya en mayo….todavía no lo he asumido del todo
          como su cuartel es tan cambiante, tenemos la esperanza de que lo quiten

  5. V.E.
    5 febrero, 2015 at 5:31 pm Responder

    “Teresiña”, cuanta razón tienes.
    Se producen esos sentimientos encontrados, por un lado piensas
    -uf! Se va… me toca llevar al niño al rollazo de los partidos cada sabado.
    Y por otro lado estas deseando que desaparezca para que vuelva el orden a tu vida y empiecen los niños a tachar los dias en el calendario de la cocina.

  6. Adela Carrillo Wandossel
    5 febrero, 2015 at 7:24 pm Responder

    Enhorabuena por tu artículo, Teresa, he de reconocer que tus palabras me han emocionado. No se puede describir mejor, “el dolor que produce la ausencia, sin haberse producido la despedida”.
    Me imagino los días previos…. Maniobras intensas donde estando todavía en casa, fisicamente no está, luego al regresar, se suman un cúmulo de sensaciones, el cansancio, la alegría de cumplir con su deber y por otra parte el dolor que refleja su pareja aunque lo disimule.
    Ánimo a todos los familiares que vivís en estos momentos esta situación, lo necesitáis para que haya equilibrio emocional en vuestras casas y para darles ánimo a ellos en los momentos de soledad.

    Un fuerte abrazo

  7. Cristina
    6 febrero, 2015 at 4:26 pm Responder

    Menudo artículo! Me he sentido totalmente identificada! Gracias Teresa por explicarlo tan bien!Es totalmente cierto que cuando empiezan a prepararse para irse a una misión estás deseando que se vaya para empezar la cuenta atrás. El problema que yo veo y que creo que se debería cuidar un poquito más es el baile con las fechas de vuelta…porque cuando ya estás en la recta final 2 semanas arriba o 2 semanas abajo es mucho.
    Y qué me decís del típico comentario que te hace siempre alguien no relacionada con el ejército con la mejor de las intenciones…”no te preocupes, 6 meses pasan volando…” o ” anda! ya está en España? Qué rápido ha pasado, ¿no?”
    Bueno, mucho ánimo a todas esas familias que tienen a alguien fuera.

  8. Antonio Armada
    9 febrero, 2015 at 6:30 pm Responder

    muchas gracias por tu inestimable apoyo a toda la familia militar.
    un beso

  9. Zaira
    29 octubre, 2015 at 10:02 pm Responder

    Mi marido se va el 21 al Libano, y la cuenta atrás es desesperante, es la primera misión que vivimos juntos, aunque él ya se ha ido varias veces al extranjero… Tenemos un bebe recien nacido y mi cabeza va a explotar. Solo le pido a Dios que pase pronto porfavor y que vuelva a casa sano y salvo!!!

    • Familia Fuerzas Armadas
      30 octubre, 2015 at 7:24 am Responder

      Zaira gracias a tu comentario, he releido el post y lo he actualizado, mucho ánimo, tranquilidad y suerte. Mi marido se va en la primera rotación, asi que aqui estoy para lo que necesites, las penas con un cafe en compañia pasan mejor… Mandame un email si te apetece… Un fuerte abrazo.

  10. Luis Alonso (LV)
    30 octubre, 2015 at 9:31 am Responder

    Gracias por esta magnífica idea de compartir estos temas que de una u otra manera os afectan muy en especial a las que os quedáis cubriendo la retaguardia.
    Esto ayuda a nuestras esposas que pueden tener a alguien cercano y que las entiende, a “llorar ” esa ausencia.
    Besos, Teresa.

  11. Ana sena
    31 octubre, 2015 at 10:27 am Responder

    Los que tenemos la suerte de conoceros sabemos que sois grandes personas y que rebosais fortaleza y humildad, os deseo mucha suerte en otra de las miles de misiones que nos presenta nuestra vocación y que por supuesto sé que superareis con éxito. Un gran abrazo de una gran admiradora vuestra. Ana maría sena

    • Familia Fuerzas Armadas
      31 octubre, 2015 at 11:01 am Responder

      Mil gracias Sena, a ver si tienes suerte y el año que viene coincidimos por el sur…Ànimo que solo te queda un último empujón. Un fuerte abrazo. Teresa

  12. Maria
    28 marzo, 2016 at 7:44 pm Responder

    Totalmente de acuerdo, nosotros en casa viviendo las ultimas semanas para una nueva mision. Nervios y alguna lagrimilla que se escapa ya de vez en cuando…por cierto, Veronica! Mi marido se va junto al tuyo! Mayo e Irak. Cuando lo necesites aqui estoy! Que alegria me ha dado!

    • Natalia
      12 mayo, 2016 at 10:28 pm Responder

      Hola !! Mi chico tambien se va ahora en mayo a irak, ponte en contacto conmigo te dejo mi correo. nlcgadea@gmail.com

  13. Manoli
    22 mayo, 2016 at 10:16 am Responder

    Gracias por tus palabras….es total lo que se siente….a mi me anima mucho leeros…es la primera vez q se va en 13 años casados….pero ya queda una semana menos…..y gracias a Dios mi nena ya tiene casi 12 que aunque sientes q no está el…es un apoyo y compañia??

  14. Miguel
    1 junio, 2016 at 8:17 pm Responder

    Hola!
    En mi caso soy un civil. Pero tuve la suerte de conocer a una hija de militar. Una gran persona, que me hizo entender la gran labor que las fuerzas armadas hacen por todos los Españoles y lo difícil que es para vuestra conciliación familiar. Solo quietos expresaros mi más profundo agradecimiento por el magnífico trabajo que hace vuestros familiares. No penséis que los ciudadanos de este país no os lo agradecemos. Nunca podremos entender por todo lo que pasáis.

    Gracias

  15. Rocío
    23 agosto, 2016 at 10:55 pm Responder

    Hola a todos

    Tengo 20 años y mi novio se va de mision dentro de dos meses. Leer este post y toda la gente que ha escrito me da muchas fuerzas, ver que hay muchas familias que estan pasando por esto y lo han superado juntos, poco a poco, con sus más y sus menos, pero siempre luchando, recomforta mucho.
    Estoy un poco nerviosa, espero que él esté allí bien, aunque sean 6 meses, que pueda despejarse y divertirse aun estando todo el dia en el cuartel, y que podamos hablar por lo menos una vez a la semana.
    Muchas gracias por todo el apoyo y mucho animo a todas las familias

  16. Laura
    19 diciembre, 2016 at 12:24 am Responder

    Hola

    A mi pareja aun le quedan 5 meses para irse a la misión, por eso yo todavía no le he asumido, ni el tampoco, sobre todo porque en su cuartel son tan cambiantes que tenemos un poco de esperanza de que al final no se vaya…
    si se va, sera la primera vez…

    se me hace tan difícil hablar del tema….sabia que tarde o temprano iba a pasar, siendo militar, pero todavía no, por favor….