Mujer militar, Misión en la R.D. Congo

En esta ocasión contare la experiencia de otra misión esta vez en la República Democrática del Congo.

San Gregorio (Zaragoza), maniobras pasadas por agua, en uno de los descansos ya preparados para realizar otro ejercicio táctico con los BMRs, una llamada por radio del jefe anunciando la posibilidad de pasar el verano de misión en la República Democrática del Congo. Pero todavía no es seguro..

Una misión inesperada, solo  eramos unos 130 para formar parte en  la misión de EUFOR como la Compañía de Fuerza de Reacción Rapida, destacada en Kinshasa capital de RD Congo.

Teníamos que prepararnos en menos de un mes y también preparar a nuestras familias, algunos compañeros les pillo en medio de embarazos, a punto de casarse o  de dar a luz…Alguno de nuestros compañeros tuvieron que volver a España para conocer a sus hijos y después regresar. Después de las despedidas hora de subir al avión.

Muchas de nuestras familias o parejas se ha preguntado como es la vida allí, a que nos dedicamos todos esos meses…

Esta entrada quizás despeje la curiosidad de alguno de ellos.

Llegada a Kinshasa Julio 2006, ya había oscurecido, casi estábamos en el ecuador y el clima tropical esta vez es mucho mas agradable, hay que acostumbrarse al mas del 90% de humedad habitual y a los días de 12 horas de luz y 12 de noche.

En esta misión la primera rutina que se fijo fue la actividad física, todos los días una buena carrera, muchos de nosotros llegamos a tener mejor forma física que en España. El tiempo pasaba despacio cuando no tocaba salir, afortunadamente en esta misión compartimos destacamento con países Europeos, Polacos, Franceses, Alemanes y Belgas los que mas, así que en el tiempo libre podías visitar sus zonas de recreo.

 

En las salidas por las calles de Kinshasa se patrullaba en  el caótico trafico de una capital, cientos de personas en las calles, mercados al estilo “medieval” abarrotados de personas que se levantan al alba para poder conseguir el euro diario que le daría de comer a ellos y a su hijos. Se vendía de todo, desde un kilo de patatas, hasta un mono salvaje.

Cuando se ve de frente y no en la tele la realidad de estos países, pienso  en si la labor que haces allí, servirá para cambiar su situación o en un futuro la de los mas pequeños y vulnerables. Los niños es lo que mas capta nuestra atención, en aquel país era normal ver como una niña pequeña de 4 o 5 años cargaba a la espalda a un bebe que se agarraba a su cuidadora con fuerza. Solo con mirar se podía intuir el estado de mal nutrición de muchos de ellos.

Estas imágenes son un breve repaso de lo que fueros 5 meses de nuestro trabajo, en un país con conflictos armados cabe la posibilidad de que en alguna ocasión tengamos que utilizar la fuerza…en definitiva para lo que estamos entrenados.

Han pasado casi 5 meses y empezamos a preparar el repliegue puesto que no tenemos relevo, porque nuestra misión ha acabado.  Nos vamos en un convoy de dos días hasta llegar a Goma donde el Rio Congo desemboca en mar abierto. Nunca había tenido unas vistas tan extraordinarias, a orillas de segundo río mas grande del mundo.

Y de vuelta a casa…una experiencia mas, 15 de Diciembre 2006 volvemos de un país tropical y al bajar del avión se siente la rasca de las mañanas, otra misión de vuelta para la NAVIDAD.

 

Juana Fernández Fernández

Related Posts

One Comment

  1. Familia Fuerzas Armadas
    30 diciembre, 2014 at 10:57 pm Responder

    Gracias Juana, por compartir con nosotros tus experiencias, y permitirme publicarlas en esta web, es una gran oportunidad el poder asomarnos “al otro lado”.