UN HEROE MAS, AFGANISTAN 2008

Susan Ferrer es mujer de militar y madre de tres niños.

“UN HEROE MAS, Afganistan 2008”

Era raro, pero ya estaba a punto de llegar después de cuatro meses, cuatro meses llenos de miedos, de incertidumbre, de desconocimiento y muchas preguntas…¿Estaría bien? ¿Le habría afectado la misión? ¿Habría pasado sufrimiento? ¿Se acordaría su hija de él?

Afganistán un país lleno de pobreza, una guerra en la que no se sabía bien donde están los buenos y donde los malos. Él había ido a una ayuda humanitaria y se encontró en una guerra en toda regla, donde gracias a la tecnología estábamos en contacto, pero había días que no sabía nada de él, esos días, eran los peores con tanta información que llegaba de allí, un ataque tras otro, un fuego cruzado de largas horas y él por allí.

Soy la mujer de un militar del ejército de tierra español, cuando me dijo que se iba no me lo creía, pensaba que estaba probándome como había hecho alguna otra vez, e incluso me reí y le dije ¨anda ya¨.

Pero esta vez era cierto y cuando me vine a dar cuenta estábamos en el aeropuerto despidiéndolo, no iba a llorar me lo dije una y otra vez pero lloramos todos. Incluso gente que estaba allí por casualidad se pusieron tristes y preguntaban y animaban continuamente a las familias y a los mismos soldados. Madres, padres, abuelos, tíos, hijos, esposas, todos allí despidiendo a su ser querido al cual no sabían si volverían a ver. Cuando volví a casa con la niña, que entonces tenía 19 meses era una sensación extraña, ya faltaba en casa…

Me acababa de sacar el carnet de conducir, solo lo tenía unos meses y tenía que hacerme a la nueva situación, yo y mi enana en casa y solas, llevando el trabajo, casa e hija para adelante, “menos mal que tengo a la familia cerca” -pensé, hay muchas que se quedan solas y sin las familias, ya que los destinos pueden ser lejanos a sus familias.

Los primeros días cuando nos llamaba mi hija estaba como disgustada con su padre, no se quería poner al teléfono, no quería verlo por internet, ella se acordaba por las noches y preguntaba por Papá, pero era como que le tenía algún rencor por haberse marchado, yo le he estado enseñando fotos y videos de Papá todo este tiempo para que no se olvidara de él y a él le contaba todos los avances de la niña, como cuando cogió el tenedor y comió sola, cuando empezó a pedir pipi y no hacia, cosas que normalmente no se suelen contar entre los padres por que se viven conjuntamente, no sé si hacia bien ya que veía que muchas veces se ponía triste, supongo que por no estar viviendo esas experiencias con nosotras.

Día tras día he estado trabajando, llevando a mi niña a la guardería y llevando mi casa para adelante y diciéndome a mi misma que cada vez quedaba menos, su ausencia no era solo sentimental era un equilibrio, él es mi cincuenta por ciento, él baña a la niña, él limpia la cocina, él no es el típico marido gandul que llega a casa y se sienta.

Él nunca me contaba nada de lo que pasaba allí por dos motivos, uno por su seguridad y otro por qué no me preocupara, pero yo se lo notaba, no lo estaba pasando nada bien, yo sabía que estaba viendo cosas que le estaban afectando, nos hemos dicho te quiero muchísimas veces a lo largo de estos días. Solo notas lo que te hace falta cuando te falta.

De lo que si me he dado cuenta en este tiempo es que el ejercito esta mejor visto de lo que pensaba, todos los compañeros y jefes de mi trabajo han estado pendientes y preguntando, y si he necesitado algo, ahí estaban.

Pero luego estaba la otra cara, gente que escuchas en la televisión, que dicen que no deberían estar allí. A esa gente le diría yo que piensen porque están allí, que piensen, que se dejan a toda su familia, que no van por el dinero que puedan ganar, ya que es simbólico para lo que se juegan, que se pierden de su vida cuatro meses que no van a recuperar nunca y sino que se lo digan a mi hija, pues están allí por nosotros, por todos y cada uno de los españoles.

Luego hay gente que si lo reconoce, gente que ve en ellos héroes, héroes de nuestra patria, gente sin nombre que se juega la vida por nosotros y que deja tras de sí muchas horas, experiencia familiares, amigos, la vida por nosotros, ellos valoran eso, les anima que se les valore como se merecen.

Bueno a lo que nos interesa…, yo y mi hija y demás familia vamos a ir a recogerlo al aeropuerto en 16 días, ya estamos emocionadas las dos incluso le ha hecho un dibujito a Papá para dárselo cuando lo veamos, espero que allí se quede todo lo que ha pasado, espero que se adapte de nuevo a su vida cotidiana y espero que lo haga pronto.

Por mi parte esto me ha servido a mí para valorarlo más, para saber cuánto lo quiero y lo necesito y para darme cuenta de que me manejo bastante bien sola.

Para un gran militar, un gran padre y un gran héroe. Te quiero.

 Susan Ferrer

http://kosasdexikitines.blogspot.com.es/2014/02/recuerdos.html

 

Susan Ferrer es mujer de militar y madre de tres niños.

Kosas de xikitines es su blog. Un blog y una comunidad donde se muestran las distintas actividades que se realizan por toda España para los niños, actividades gratuitas o de bajo coste que nos ayudan a llegar a fin de mes con nuestros hijos entretenidos.

 

Related Posts

One Comment

  1. paula sd
    9 febrero, 2015 at 1:57 pm Responder

    Estoy reviviendo mi 2007…..

    Muy buen post
    Paula