Y después de ocho meses ya lo tenemos aquí. Por fin.

calendario y tienes tres

VUELVE A CASA VUELVE…Y después de ocho meses ya lo tenemos aquí. Por fin.

No, no me voy a hacer la dura porque ha sido duro, durísimo.

Lidiar con tres ya de por sí puede resultar agotador, pero es que el de casi siete, mi niño especial, requiere una dedicación y exigencias tales, que se necesita a una persona casi a tiempo completo para él. Y eso ha sido claramente impensable.

Aunque por las mañanas seguimos al trote repartiendo niños en horarios imposibles, se acabó la locura de recogidas, intentando desarrollar el don de la ubicuidad…

Aunque los madrugones indecentes continúan, se acabó el turnarse de cama en cama a las cuatro de la mañana, con un pie en una y una mano en otra.

Aunque hay que seguir haciendo cenas para tres, se acabó el estar sola con un ojo en la sopa, otro vigilando al que le da golpes a la tele, otro velando porque la de cinco y pico no se duerma a las siete de la tarde, mientras otro supervisa al de casi tres que trata de sacar un cuchillo del cajón, y otro observa el móvil mientras suenan mensajes incesantes o llamadas que no puedo atender…Espera un momento, que me suman cinco ojos, no me salen las cuentas…

Por fin puedo tumbarme después de comer, a sabiendas de que no tengo que salir corriendo, cronómetro en mano, tratando de batir una marca personal…

Y esa sensación de “…uno está llorando, ve tú a ver qué le pasa… (que yo estoy ocupada sin hacer nada)”, esa sensación…no hay palabras.

O esa de “son las cuatro de la mañana, levántate tú que yo ya he tenido bastante dosis de vida productiva durante los ocho meses pasados”

Y tantos y tantos…

Y en estas me encuentro, maquinando de qué manera puedo aprovecharme, ahora que en mi costilla impera cierto sentimiento de culpa-agradecimiento-admiración, antes de que la cotidianidad (¿se dice así?) vuelva a nuestras rutinas.

PD: Bienvenido a casa…

PD2: Lo hemos celebrado de la forma más romántica posible: en un Burguer. Si es que no se puede con tanto amor…

 

Vanesa Pérez Padilla es mujer y hermana de militar, madre de familia numerosa, con un niño con lesión cerebral y psicóloga en “desconciliación”, que siguió a su marido dejando su carrera.
Desde su blog personal le da salida a experiencias, frustraciones y también voz a temas como la discapacidad y la conciliación.

Perfil y tienes tres

Vanesa Pérez Padilla

http://ydeverdadtengotres.blogspot.com.es

Related Posts

4 Comments

  1. Toñy
    27 febrero, 2015 at 4:22 pm Responder

    Mujeres coraje como tu,tendría que haber mas!!!!!

    • Vanesa Pérez Padilla
      28 febrero, 2015 at 8:38 am Responder

      Gracias pero nada de coraje, sólo mujeres. Los hijos te cambian las prioridades, y tal y como está planteada la vida, a algunas nos toca elegir, cosa que, de estar la sociedad preparada y las cosas bien hechas, no debería pasar. Ya pasada la etapa de crianza, vamos a ver si podemos reengancharnos al mundo laboral, aunque no lo tengo nada claro que vaya a encontrar una oportunidad de conciliar…Muchas gracias por tu comentario!!

  2. paula sd
    2 marzo, 2015 at 10:53 am Responder

    Realidades diarias que, en casos como el tuyo, se convierten en algo extraordinario. Eres una crack, y lo sabes…..

    besos grandes

    • Vanesa Pérez Padilla
      2 marzo, 2015 at 9:41 pm Responder

      Ay hija, que me salen los colores. Yo te vo a tí trabajando, con los tres y recuerdo esos 8 meses, y los fines de semana en los que se m desmontaba tambiñn la rutina. Ha sido durísimo. La vez anterior no tenía a Alejandro y los otros tenían 15 y 32 meses, y ya fue duro. Nos amoldamos a todo, el ser humano es así. Y nos acostumbramos también…Ya os queda poquito a vosotros. Un beso fuerte!!